Jipé Fronton : un artista plástico de muchas habilidades

Le encontramos todos los días en las calles de la capital de Guadalupe. Tanto los niños como los adultos le conocen. Es tranquilo, sonriente y siempre está dispuesto a discutir con otros. Se trata de Jean-Pierre Fronton también conocido como “Jipé Fronton”, más conocido como artista plástico, pero como lo veremos más adelante, el hombre tiene múltiples ocupaciones que realiza con talento.

Jipé F 7

Jean-Pierre tiene sólo 8 años de edad cuando recibe la llamada de la pintura. “La primera cosa que pinté era un coco. Habíamos ido a visitar el primo de mi padre que era un pescador, había en su casa botes de pintura, entonces tomé un coco, y dibujé la mapa de Guadalupe con Basse-Terre, toda la montaña sin olvidar el volcán La Soufrière y Grande-Terre con un hombre sentado bajo un cocotero, el mar, una botella de ron que flota en el agua…”, recuerda. Pero nunca Jean-Pierre puede imaginarse en aquel momento que la práctica de este arte será parte de su vida adulta.

En Basse-Terre, donde crece con de sus padres y sus hermanos y hermanas, tiene una educación completamente clásica que continuará en Francia, donde, en 1973, se muda toda su familia. Sin embargo, la necesidad de crear, el gusto del estetismo, el trabajo manual permanecen presentes en él : “Primero, seguí una formación de herrería de arte en Estrasburgo, yo hacía por ejemplo balcones de estilo Louis XIV (…)”, dice. Pero Jean-Pierre sigue pensando en su isla natal entonces regresa allí regularmente para “recargar las pilas”. En 1976, un mes después de la entrada en erupción del volcán La Soufrière que provoca el desplazamiento de miles de habitantes del sur de la isla de Basse-Terre (lo que se llama comúnmente los acontecimientos de La Soufrière), Jean-Pierre regresa a su tierra…

jipe-f-17

Una búsqueda de la identidad

En el decenio de 1980, el joven decide volver a casa y crear su empresa en el sector de la herrería. Su nueva vida dura sólo tres años porque acaba por seguir a su novia de la época, quien elige irse a Francia. Se instala en Nantes.“Como esta ciudad era conocida por su pasado en la trata de esclavos, empecé a hacerme preguntas sobre mí mismo, sobre mi mestizaje. En efecto, mi abuela materna era una mestiza Vietnamo-Camboyana. Mi padre,originario del municipio de Bouillante, es un descendiente de los Caribes, había encontrado a mi madre en Vietnam durante la guerra. En cuanto al padre de mi madre, era un Martiniqués. Pensaba mucho en particular en el hecho de que en las Antillas francesas, se impidía a los niños que hablaran el criollo, la escuela nos enseñaba que nuestros antepasados eran Galos etc.” Fue durante una de sus introspecciones, su búsqueda de la identidad que Jean-Pierre toma la decisión expresarse sobre cuadros : “Un domingo en Nantes, estaba pensando en las Antillas, estaba sentado en la sala de estar y mi ojos se posaron en el famoso coco que pinté a la edad de 8 años que se encontraba cerca del televisor. La había guardado durante todos estos años y me acompañaba por todas partes. Entonces, decidí volver a pintar”.

En ese momento, el joven Guadalupeño trabaja en las artes del espectáculo, un medio donde llegó por casualidad. En efecto, es cuando está con un amigo en un bar de Ruán, dos directores – uno trabaja en la planificación de los eventos y el otro dirige un centro de formación llamado ARTS (Agence régionale des techniques du spectacle) que es ahora STAFF (Spectacles et techniques, association française de formation) – sentados cerca de ellos, les preguntan si quieren trabajar en el sector del espectáculo y les dan su información de contacto.“Fui a la cita. Aprendí todo lo que había, me convirtí en un técnico de iluminación, tramoyista, técnico de sonido (…), dice.

jipe-f-1

Nació el artista plástico “Jipé”

En Francia, gracias a su formación de agente técnico del espectáculo luego de electricista, entre 1989 y 2003, Jean-Pierre participa en numerosos festivales (Festival de la Mer en Saint-Nazaire ; Festival de la Gournerie en Saint-Herblain ; Festival Tropical en la Baule ; Festival des Allumés, Festival Reggae Night y Festival Fin de Siècle en Nantes ; Festival de Théâtre en Lille etc.), trabaja en varios lugares culturales como el Théâtre Onyx de Nantes, la Salle Olympique en Nantes, La Coursive Scène nationale de La Rochelle…

Al mismo tiempo, Jean-Pierre Fronton empieza, como ya hemos dicho, una carrera de pintor de cuadros bajo el seudónimo Jipé Fronton :“Hice mi primera pintura en 1993… Cuando tuve una docena de cuadros, un amigo mio – Christophe Maisonneuve – me dijo que yo podía organizar una exhibición, por mi parte, pensé que necesitaba mucho más. Luego un día, con una de sus amigos, me dijeron : “Te hemos matriculado para una exhibición”. Fui allá y debo admitir que quedé gratamente sorprendido por los comentarios del público. La prensa había descrito mi trabajo como una “pintura viva y colorida.” Para mí, mi pintura formaba parte del expresionismo del impresionismo, del simbolismo. Había firmado mis obras con mi nombre y apellido, Jean-Pierre Frontón, pero un periodista había confundido mi nombre de pila, me había llamado “Jipé”, entonces adopté este seudónimo”, cuenta.

A partir de esa fecha, el artista presenta regularmente su obra al público ; hoy en día ha organizado o participado en unos cuarenta exhibiciones en la región Pays de la Loire (en particular en la primera Feria Internacional de Pintura y Escultura Nantes Façade Atlantique donde recibió el Diploma de Honor por su pintura “Île Romantique”) luego, en Guadalupe ; por sus obras, recibió otras distinciones como el diploma y la medalla de la Feria GANFA en Nantes,  la medalla de bronce pintura-escultura de la Federación nacional de las Bellas artes en Nantes o la medalla de la ciudad de Basse-Terre …).

Después de sus viajes a España en 2015 donde visita los museos Picasso, Dalí y Miró y su viaje a Cuba en 2016, ahora, Jipé Frontón experimenta el fauvismo y el cubismo.

Jipé F 8

Una bulimia artística

Como está en todos los frentes y hacía idas y venidas entre su isla natal y Francia, a partir de 1997, ejerce puntualmente sus competencias de diseñador de iluminación especialmente en L’Artchipel Scène nationale en Basse-Terre, Centre des Arts en Pointe-à-Pitre, Auditorium en Basse-Terre en el momento de varios conciertos, incluido el de la cantante guadelupeña Tanya Saint-Val, realiza las luces de la Maison du Patrimoine, la Casa Chapp, del ayuntamiento y de la catedral de Basse-Terre…

En 2006, participa en la creación de varias galerías de fotos en la historia de La Route du Rhum, la trata negrera, el Festival de Théâtre Zabim

Su necesidad de creación continúa con un cabaret cómico, un espectáculo de prosas musicales, obras de teatro…

En el año 2007, inicia la Feria de los Creadores del Arte “Chèz an nou Bèl”, que ahora está organizada cada año en la Plaza del Ayuntamiento de Basse-Terre.

Gracias a su experiencia profesional y su título de director técnico de las empresas de artes escénicas y su diploma en el Institut Supérieur des Techniques du Spectacle (ISTS) de Aviñón, en 2002 como intermitente en el mundo del espectáculo, le llaman para desempeñar la función de director técnico en numerosos lugares como el Auditorium de la capital.

En 2007, Jean-Pierre Fronton vuelve un agente territorial de la ciudad de Basse-Terre. A partir de 2011, el artista interviene en la Escuela Richard Samuel de Gourbeyre con el fin de introducir a los jóvenes en la historia de la pintura y de presentarles su espectáculo “Proses Musicales”.

Ese mismo año, decide crear una galería de arte, un habitante de Basse-Terre le presta una sala cerca de la estación de autobuses. La Maison de l’Art nace. En 2014, el Ayuntamiento de la capital pone a su disposición un espacio más grande en la calle Baudot.

“Lo que quiero para mi ciudad de Basse-Terre es la cultura de calidad que se dirige al mayor número de personas”, dice Jipé Fronton.