Pierre Chadru: ” Se debe conocer este trabajo por el mundo entero”

Del 2 al 30 de junio de 2018, el Pavillon de la Ville en Pointe-à-Pitre (Guadalupe) recibe la exposición del artista guadalupeño, Pierre Chadru alias “Chad”, titulada “Ou vwè-y, ou pa vw è-y ( Lo has visto, no lo has visto) que se compone, entre otras cosas, de varias instalaciones.

Expo Pierre Chadru 15-A

Al entrar al Pavillon de la Ville, el visitante no mira las rejillas donde se encuentran habitualmente las pinturas ya que este edificio es un monumento histórico de obligada conservación, pues está prohibido colgar cuadros en las paredes… En esta exposición titulada “Ou vwè-y, ou pa vwè-y” del artista visual Pierre Chadru, la mayoría de las obras está en el suelo. Por lo tanto, cada una de las siete salas recibe una instalación particular. Tres semanas antes de la exposición, el artista vino a visitar el lugar, medir cada habitación. Los materiales utilizados son trozos de tablas, troncos, arena, tierra, hojas secas, guijarros, hierro, caracolas, hierbas cortadas, colchones de espuma, un cama de hierro, latas de pintura vacías y otros contenedores, zapatos, etc.

Sin embargo, cuando Pierre Chadru estudiaba el arte en Martinica y en Francia, era muy reticente a realizar instalaciones. “La instalación viene de África y yo no comprendía que se quiera enseñarme algo que ya me pertenece… Además, para mí, el hecho de poner algo en el suelo era muy simbólico: cuando era un niño, todas las noches para dormir, como un colchón yo ponía mis harapos en el suelo – hacer su “kabann” en criollo – yo no tenía que perderlos y tenía que ponerlos bien para que no sentiera el frío del hormigón. El momento para mi de hacer las instalaciones aún no había llegado”, explicó. De hecho, el artista comenzó a crearlas en 2002 y 2007 haciendo la escenografía de exposiciones en L’Artchipel, Scène Nationale en Basse-Terre.

Expo Pierre Chadru 21-B

Una forma recurrente

La mayoría de estas instalaciones tiene una forma similar a un ojo, esta forma también se encuentra en los pocos cuadros que forman parte de esta exposición. “Pienso mucho antes de crear, eso debe tener algún sentido para mi. Es una “forma de matriz” que utilizo como laboratorio y que tiene varias identidades. La creé en 1996 y la encontramos en pinturas de niños mártires que expuse en 1997. Al principio, era una llama, una alegoría del sufrimiento infligido a los niños y especialmente a la pequeña Sandrine, este caso que había marcado a Guadalupe, hay más de 20 años. Luego, esta llama en la cabeza representó la cabeza y más tarde el alma (…) También encuentramos esta forma en varias civilizaciones (…) “, dijo Pierre Chadru.

La gran cantidad de escaleras también llama la atención del visitante. El artista ya las había pintado en sus cuadros de los niños mártires. Veinte años después, estas se materializaron. “Son grandes, pueden representar el sueño, el imaginario, el cambio de condiciones sociales, de país etc.”, dijo.

Además, el número 52 está escrito en varias pinturas. Pierre Chadru dio su explicación : “A menudo, digo que cada una de mis obras tiene 49 años (es decir mi edad) porque son un resumen de mi vida, de mi carrera. En estas pinturas, 52 es la edad de uno de mis hermanos que murió el año pasado. 5 + 2 = 7, 7 es también el número mágico.

Las pinturas colgadas del techo también pueblan la exposición “Ou vwè-y, ou pa vwè-y”. Incluso ocupan completamente una de las habitaciones en el primer piso.

Expo Pierre Chadru 30-C

La “jungla” según Chad

“Jungle” es el nombre de esta instalación que se compone de 24 pinturas y de cuerda. “Representan una selva con grandes árboles, como el baobab. Esto se refiere al misticismo, al mágico-religioso, a este sentimiento de inquietud que inspiraba la selva a nuestros antepasados, pero esta inquietud no existe sólo en el Caribe, también se encuentra en África, en Europa y en otros lugares. También es un homenaje al pintor cubano Wifredo Lam que pintó la jungla con animales”, dijo Chad. Pintó sobre estas pinturas que vienen de una decoración que había hecho en 1992 con el pintor Antoine Nabajoth para el Festival de Teatro de Les Abymes. Habíamos colgado montones de lienzos en que habíamos pintado máscaras africanas, también había flecos, cuerdas; estas pinturas simbolizaban las velas de las carabelas”, dijo el artista.

Esta exposición es muy importante para Pierre Chadru : “estoy en un momento decisivo en mi carrera. Se debe conocer este trabajo por el mundo entero”, dijo.

Durante estos años de silencio, Chad, que también es profesor de artes visuales en el colegio de Saint-Louis en Marie-Galante, crítico de arte, ingeniero cultural, director de exposición, escenógrafo y asesor de comunicación recargó sus baterías, mejoró sus conocimientos y se convertió en padre. “Hace veinte años, yo organizaba una docena de exposiciones en un año. Estaba en todas partes. No quise perderme, no soy una estrella. Hoy, estoy incómodo en la television porque tuve algunas experiencias especiales allí : era un relleno, un títere mientras que lo que tengo que decir es profundo ; eso licuefació mi trabajo y la gente no me tomaba en serio (…)”, se dio cuenta el artista.

Expo Pierre Chadru 45-D

El aspecto económico del arte

Su famosa galería “Espace Chadru”, creada en 1995, cerró sus puertas en 2010 y se muestra muy amargo cuando considera hoy la situación de las artes plásticas en Guadalupe. “Para mi, el balance de estos últimos treinta años es catastrofico a pesar de toda la abundancia artística que hubo en ese momento (Índigo, Festag, Convergence de Sainte-Anne etc.). Los artistas son los primeros eslabones de la cadena, luego las instituciones intervienen como es el caso para la FIAC, la Biennale de París e incluso los museos, etc. Mucha gente gastó mucha energía para nada porque ninguno de estos eventos se perpetuó. ¿Cómo el público puede tomar a los artistas en serio?”, dijo el pintor que fue el penúltimo presidente de Indigo y que colaboró con Les Rencontres d’Arts et d’Histoire en Trois-Rivières.

El precio de las obras de arte es un tema que le interesa mucho y le gustaría que se toma mejor en cuenta el aspecto económico del arte en Guadalupe. “Es un tema tabú, aquí. Las autoridades locales, por ejemplo, compran las obras más baratas y eso no ayuda a aumentar la valoración de los artistas. No existe una política que incita a comprar las obras de arte mientras que Guadalupe, este pequeño territorio, genera miles de millones de euros. Hay dinero incluso vivemos con una mente vinculada a la miseria, dijo. El artista no tiene ningún embarazo para comunicar los precios de las obras de la exposición “Ou vwè-y, ou pa vwè-y” que están entre 3.000 euros y 100.000 euros.

Actualmente, Pierre Chadru está preparando una tesis titulada: “Acceso al mercado, del arte africano primitivo a Jean-Michel Basquiat”. Un nuevo título que podrá abrirle otras perspectivas profesionales y artísticas. Está dispuesto a trabajar en grandes proyectos en colaboración con organismos como la Unesco.